Pagina principal

Castilruiz es un lugar pequeño,

          al margen del camino real;

          tiene un color siena pálido

          que en agosto se dora todo

          con el polvo de la eras aledañas.

          Desde lejos, la forma alargada

          y continua de sus techos

          descoloridos por el sol

          se pega a la curva suave de la loma

          y el pueblo parece entonces

          una combada ballesta de hierro,

          con la alta torre de su iglesia

          dispuesta en el centro,

          como una flecha para ser disparada

          contra el ala blanca

          de alguna nube volandera.

             

              (G. Gómez de la Serna)