P – Q – R

P – Q – R



  • Pagar el piso: impuesto simbólico que debían de pagar los mozos de fuera que vineran a casarse con una moza del pueblo; con ello se corrían una parranda. También llamada manta. Si no lo hacía, se le daba una cencerrada por la noche en casa de la novia.
  • Pajucero: montones de paja que quedaban en la era. Por extensión, pajares.
  • Palva: parva, miés extendida en la era para trillarla.
  • Pamema/o: persona sosa o que hace muecas.
  • Parejo/a: persona que le da igual una cosa que otra (en el vestir, elegir cosas…) [¡Pero qué parejo que eres, ponte otra cosa para el bar!].
  • El Parte: las noticias en la radio o televisión [comiendo escuchamos, o vemos, el parte].
  • Patato: trasto viejo o inservible [ese tractor está ya hecho un patato].
  • Pelaje: aspecto de una persona. // También aplicado a otros elementos, como el tiempo [¡vaya pelaje que trae la tarde!]. 
  • Pelusas, pelusillas: nieve fina, que suele caer con frío y viento.
  • Perdigana/o: cría de la perdiz. // También se dice de una persona de la que no puedes fiarte mucho [¡buena perdigana está hecha!].
  • Perillán/a: travieso/a [¡menudo perillán!]. Dicho también en sentido cariñoso.
  • Pernetas: ir sin medias o calcetines [ya hace día para ir en pernetas].
  • Perolo: vino con melocotones que se hacía en las casas para fiestas. Toma el nombre de la vasija con forma de media esfera donde se hacía.
  • Petín: mancha en la piel.
  • Picaraza: urraca.
  • Pieza: finca de labranza (con sentido general, a veces, de “campo”) [ha ido a la pieza; me salió una liebre en la pieza de La Lomba]. Es un término medieval.
  • Pingar: en el sentido de que algo se levanta (como un tabla del suelo), o inclinarlo a un lado [pinga el tronco en esa pared]
  • Piña: coliflor.
  • Piquera: herida en la cabeza; solía producirla una pedrada o una caída [se le ha abierto una piquera en la frente].
  • Pita: se dice de la persona que va ligera o enhiesta (para su edad o condición). // También red que utilizaban los críos para pescar en el río (era un saco o trozo de él). // Y retal que se utilizaba en el juego del marro para coger éste.
  • Pitoste: cosa que estorba, incluidas las personas [¡quita de ahí ese pitoste!, ¡no seas pitoste!].
  • Planista: persona dada a poner faltas al trabajo ajeno y a realizar proyectos sin demasiada consistencia.
  • Plumier: estuche de madera de uno o dos pisos, donde se guardaban los lápices, gomas y plumillas de la escuela.
  • Por´ai bajo:  por por ahí abajo.

  • Por´ai riba: por por ahí arriba.

  • Pórtigo: pórtico de la iglesia; espacio interior entre los dos arcos de entrada (que antiguamente fuera cementerio) [quedamos en el pórtigo].
  • Postilla: costra de la herida [¡no te ahueques la postilla hasta que se cure!].
  • Poyo: banco de piedra, madera, cemento y otros materiales construido junto a las paredes de entrada a las casas y en los portales o zaguanes. Servía para el descanso en invierno y verano, y para tomar la fresca.
  • Pretar: apretar.

 

  • ¡Qué más tiene!: expresión por ¡qué más da! [y si no le digo nada, ¡qué más tiene!].
  • Quedada: dejada, darle flojo a la pelota para que bote junto al frontón. // También la acción de citarse varia gente en una hora o lugar [la quedada es a las siete].
  • Quina: jarabe (esencia del quino) para tomar fuerzas en la niñez.

 

  • Rallo: por extensión, cualquier clase de botijo.
  • Rasera: espumadera, paleta para la sartén.
  • Rasmia: poner tesón y habilidad en realizar las cosas [¡con qué rasmia juega!].
  • Rayo: criatura inquieta, a veces de poco fiar.
  • Rechinar: rechistar, contestar [¡le he dicho esto y no ha rechinao!]
  • Refresco: convite [después, daremos un refresco].
  • Regachera: zanja pequeña para que corra el agua.
  • Regalar: derretirse algo, gotear [se está regalando la nieve].
  • Regañón: viento del oeste.
  • Rejilla: caja metálica con techo de rejilla, para introducir brasas, que había quien llevaba a la escuela para calentarse los pies.
  • Reo: turno, ronda [¡venga, ponnos otro reo de vinos!]. // Véase “a reo vecino”.
  • Respingar: respirar, estar viva/o [¡esa ya no respinga más!].
  • Revuelta(s):  curva(s) [se han encontrado en la revuelta del Alto de Fuentestrún].
  • Ringar: derrengar, lastimarse los lomos.
  • Rodilla: trapo de cocina.
  • Roncha: tajada delgada de cualquier cosa (melón…). Gajo de naranja o mandarina.
  • Roya/o: rubia/o.

>> VOLVER A DICCIONARIO